The Gaslight Anthem.- Handwritten

Tengo una larga relación con este grupo. Hace prácticamente cuatro años me enseñó un amigo sus dos primeros discos, y el EP Senior And The Queen, y me gustó bastante lo que oí. Poco tiempo después fuimos a verlos a una sala relativamente pequeña en Milán, teloneados por Frank Turner, nada menos. Prácticamente un año después aparecieron en un macroconcierto tocando acompañados por Bruce Springsteen que cantaba emocionado The ’59 Sound junto a ellos. Sin duda han llegado lejos y su tercer disco de larga duración, American Slang les abrió la puerta al gran público, a pesar de que a mí no acabó de gustarme, o al menos no tanto comos sus trabajos anteriores.

En cuanto se empezaron a ver adelantos de Handwritten las expectativas volvían a crecer, sobre todo con 45, el corte de presentación, atractivo, fácil de escuchar y pegadizo desde el primer momento.

Con dicha canción abre Handwritten, que deja el listón muy alto, inmediatamente seguida del tema que da título al álbum y que continúa indagando su línea más rockera e intensa. Enseguida bajan el ritmo con Here Comes My Man, tirando hacia un sonido más pausado y con raíces en el folk americano (aunque no tan acentuado como en sus primeros discos). Mullholand Drive, la que para mi gusto es la mejor canción de todo el trabajo, retoma la línea inicial y deja claras las tablas que tiene la banda y recopila alguno de los lugares comunes que aparecen en gran parte de sus cortes: conducir con la radio puesta, los amores perdidos, la melancolía que trae consigo el hacerse mayor. Baja el ritmo con Keepsake y especialmente con Too Much Blood, mucho más lentas y sentidas. Howl puede ser uno de los temas con un regusto más añejo y más cercano a Sink Or Swim, con sus coros pegadizos combinados con la siempre fantástica voz de Brian Fallon. Biloxi Parish no acaba de llamarme la atención, me parece haberla escuchado más veces y es demasiado genérica dentro del sonido de la banda, a pesar de no tener ninguna pega concreta sobre ella. Desire trae de vuelta una línea coreable y escrita pensando en el directo. El disco finaliza con Mae y The National Anthem, pausadas y, especialmente la última, dejando que la voz se lleve todo el protagonismo. Un buen final y que no suena para nada forzado en un disco que trata temas principalmente sentimentales.

Para los que os compréis la edición de lujo del disco tenéis tres temas más a vuestra disposición: Blue Dahlia, Silver y You Got Lucky. No rayan al nivel de los originales del álbum pero se agradecen. Como curiosidad os recomiendo contar cuántas veces se dice en el disco “with the radio on”; dejando claro que todos tenemos obsesiones y motivos favoritos.

Un gran disco para los chicos de New Jersey que vuelven a ganarse mi favor y probablemente vuelvan por la puerta grande a los Tops de fin de año de esta página. No os perdáis este disco, aprovechad la gira por España a finales de este Otoño y echad un ojo a su nuevo single, que da nombre al disco, Handwritten.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Análisis - Review y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s