Riguroso Directo: Refused en La Riviera

Si el año pasado alguien me hubiera dicho que en un espacio de seis meses iba a ver a Refused tres veces, me habría reído muy fuerte y habría hecho insinuaciones sobre las sustancias que toma. Pero como siempre, la realidad supera a la ficción, y el viernes pasado me encontraba a la sombra de las palmeras de la Sala Riviera viendo a mis suecos favoritos de nuevo.

Este concierto, como todos los que vienen dando en la última época viene acompañado por la polémica que conlleva su actitud actual: tocar en grandes festivales y grandes salas, vender el merchandising a precios de escándalo (la sudadera, bastante fea, costaba la friolera de 50 euros) y las entradas, sin ser prohibitivas, tampoco digamos que estén a un precio estándar de la punk routine. Aún así, si algo han demostrado en estos meses es que energía no les falta y que mantiene un directo enérgico y arrollador como pocos, además de derrochar carisma y fuerza encima de un escenario. Una de cal y una de arena, lo comido por lo servido.

Con esta dualidad rondando por nuestras cabezas, y haciendo algún que otro comentario jocoso sobre cómo pasan los años y el cartón que luce ahora Dennis Lyxzén (ese flequillo no engaña a nadie), entrábamos a la sala dispuestos a dejarnos llevar y disfrutar del concierto como si fuera 1998.

Allí estaba la tela semi-transparente que ponen ahora en todos sus directos, que cumplía a medio gas su función, puesto que por la iluminación del escenario se veía claramente si ellos estaban detrás o no, quitándole algo de emoción al momento. Pero todo eso dio igual cuando empezaron a sonar los primeros compases de The Shape Of Punk To Come. El sonido no era para tirar cohetes, y aunque solucionaron pronto los problemas referentes a la claridad, el volumen era bastante bajo para lo que uno espera de este tipo de conciertos. La afluencia de público fue algo menor de lo que esperaba, la sala no estaba completamente llena, y aunque el ambiente era animado, no se vio la excitación que se preveía, volando por los aires escasas personas y sin montarse ningún pit (a pesar de la insistencia por parte de la banda en Circle Pit).

Lo que sí que es destacable es el setlist, una auténtica burrada encaminada a mover al respetable, y aunque no varía mucho de unos conciertos a otros (tienen tres discos y de donde no hay no se puede sacar) sí que es verdad que el orden en que tocan los temas más salvajes como Hook, Line and Sinker, The Refused Party Program o Rather Be Dead influye enormemente, y es espectacular ver cómo gran parte de las letras son coreadas todo el rato, dejando clara la mitiquez del grupo. Lo que hay que reconocer es que siento vergüenza cuando veo gente que está parada o incluso en las últimas filas durante todo el concierto y cuando empieza New Noise corre a moverlo como si les fuera la vida en ello, una actitud que nunca entenderé, y soy el primero al que le encanta la canción, que conste.

No puedo más que alabar su puesta en escena, no porque usen pirotecnia ni ningún tipo de alarde, ellos son el espectáculo, y a pesar de sus años y del parón de más de una década, dan unos directos vibrantes y enérgicos a más no poder. Dennis sin ninguna duda es el frontman definitivo, y aunque ya se confunda su personaje con la realidad en sus discursitos, es inevitable hacer caso a las cosas que dice y hasta cierto punto volver a emocionarse con su “stay curious, stay wild and stay hungry” antes del subidón final de Tännhauser/Derivè. Es más que notable el hecho de que no tiren de nostalgia y suban a tocar renovados, como si no hubiera pasado el tiempo, a dar lo mejor de sí mismos y contagiar sus ganas y su garra a quien esté delante, y a pesar de todo lo negativo que pueda decirse por su cambio de orientación a la hora de dónde tocar y cuánto cobrar, también hay que quitarse el sombrero cuando una banda monta cada concierto como si fuera el último.

En resumen, la conclusión viene a ser la misma que en el Groezrock, uno de los mejores directos que pueden verse en la actualidad, y si alguna vez te gustaron no te lo pierdas, porque no sabemos hasta cuándo decidirán seguir tocando juntos. Más mayores, más conscientes de sí mismos, y tal vez, más interesados, pero no dejan de ser Refused y siguen teniendo todo aquello que les hizo grandes en la segunda mitad de la década de los 90.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Riguroso Directo y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Riguroso Directo: Refused en La Riviera

  1. lu dijo:

    Yuhuuuu !
    Escribiria algo mas extenso y reposado pero ya comentamos el concierto antes, despues y durante asi que con un yuhuuuuuu gigante que lo resume todo, es mas que suficiente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s