California X.- S/t (2013)

Existe una rara especie de grupos que tras escucharlos no queda otra que preguntarse ¿de dónde han salido? y dejar que te sorprendan. California X forma parte de esta especie, es una de esas rara avis que aparecen de la nada y se convierten en un fenómeno.

Si nos ponemos a suponer, vienen siguiendo la corriente, muy propicia para su estilo, en la que está inmersa la música más vanguardista de la actualidad, recuperando géneros y sonidos de los 90. Por esa razón, este disco, a pesar de ser ecléctico a más no poder, tiene como claros refertenes al post-grunge de mediados de los 90 y al área gris existente entre el punk, el indie y el rock alternativo de principios de esa década, y parte de la anterior. ¿Suena complicado? Sin duda, y es que la cantidad de grupos que vienen a la mente a lo largo de los ocho cortes de este disco de debut es enorme: desde clásicos consagrados como Dinosaur Jr., Hüsker Du o Superchunk a grupos de rabiosa actualidad como JEFF The Brotherhood, Wavves o Metz.

California XLa mayor pega que puede sacarse a California X es que no inventan nada. Todo lo que tocan está ya inventado, pero sin embargo la soltura y determinación a la hora de mezclar sus influencias y conseguir que unas canciones tiren hacia una vertiente, y otras hacia la contraria, es encomiable. Por esta razón es tan complicado definir el estilo de esta banda, aunque ya se les ha calificado de sludge pop, un término que en sí mismo es un contrasentido, y en vista de la dificultad, es mejor explicar este álbum canción por canción, viendo qué ofrece en cada momento.

El disco comienza con Sucker, una entrada ominosa que augura ritmos pesados, pero que no tarda en introducir mecánicas más rápidas y cercanas al punk rock más básico, añadiéndole una distorsión digna de Sonic Youth, lo que acaba de confirmarse en la menos engañosa Curse Of The Nightmare, que sigue esta línea desde el primer acorde, resultando más movida. Pond Rot rompe esta línea y tira hacia un sonido más relajado y cadente, siendo la canción más calmada del disco, que vuelve a ir hacia arriba con Hot Hed, ambas las que de manera más evidente busca el post-grunge, culminando esta parte con una explosión de fuzz psicodélico y stoner en Spider X. De las cenizas de este sonido algo noisero y emborronado surge la trilogía final: Lemmy’s World con su luminosidad y su estribillo con reminiscencias metaleras, la honestidad rockera de Spirit World, una de las más animadas y fáciles de escuchar de este trabajo; y el corte final, Mummy, que intenta resumir el sonido de la banda con una combinación de los ritmos pegadizos y movidos de los primeros temas con la contundencia de los más cercanos al sludge, una mezcla potente a la par que cálida, un final más que justo a un álbum que difícilmente puede dejar indiferente a quien lo escuche.

No hacer caso a California X es perderse una de las grandes sorpresas de este año, un disco que llama al recuerdo, a la polémica, a la discusión y a las valoraciones diversas. A las acusaciones de mitomanía, a considerarlo un producto de las tendencias o una pura genialidad. Mi opinión va más hacia lo segundo aunque el revival noventero que vivimos favorece la aparición de este tipo de bandas, pero la verdad es que es un gustazo escuchar un homenaje y revisión sobrado de talento de lo mejor de una época. Para muestra, Spider X.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Análisis - Review y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s