Los Diarios del Hipster: Boysetsfire, Implants, The Front Bottoms

Una nueva entrada para repasar lo más destacado del sonido circundante al punk que ha salido en los últimos meses, y que pudo pasar desapercibido a los miles de ojos y oídos de esta página. En esta ocasión tenemos el retorno de una leyenda del post-hardcore que por momentos tontea con otros estilos más comerciales y de moda, unos clásicos sin posibilidad de redención haciendo lo que mejor saben hacer, y una banda que se esfuerza en superarse a sí misma pero que no acaba de lograrlo del todo: BoySetsFire, Implants y The Front Bottoms.

BoySetsFire.- While A Nation Sleeps…

BoySetsFire While A Nation SleepsHan pasado ya siete años desde The Misery Index: Notes from the Plague Years, y aunque superaron la temporal época de separación que duró desde 2007 hasta 2010, era difícil prever que, prácticamente sin previo aviso, BoySetsFire sacarían un nuevo álbum de estudio; a pesar de que su presencia en los escenarios siempre sea agradecida. Post-hardcore, en principio, de la vieja escuela, con la siempre espectacular voz de Nathan Gray  como elemento clave de su sonido.

Sí que es cierto que en este último disco se permiten algunas concesiones a la nueva ola de emocore, que no casan para demasiado bien con su estilo, y que en general While A Nation Sleeps… es un disco algo falto de imaginación, que por su duración y número de cortes, puede llegar a hacerse algo repetitivo y en definitiva, pesado. A pesar de estos fallos, se mantienen en forma, y no han perido un ápice de contundencia en estos años, y lo demuestran en cortes potentes como Everything Went Black, o Heads Will Roll. La actitud del grupo sigue siendo combativa, rescatando frases de El Gran Dictador, y manteniendo unas letras políticamente a la izquierda, y orgullosos de ello; algo que es de agradecer en un momento en que está más de moda lo frívolo y ambiguo. También saben sacar a relucir su vena más emocional en Closure, o Phone Call (4 am), los momentos más brillantes del chorro de voz de Nathan Gray. No es su trabajo más brillante, y tiene muchos puntos oscuros e incómodos, pero es una ocasión perfecta para recordar una banda que sigue viva y con ganas de dar guerra.

Implants.- From Chaos To Order

Implants From Chaos To OrderEste disco es la prueba fehaciente de que no puedes enseñarle trucos nuevos a un perro viejo. Pero lo que no dice el dicho es lo bien que puede llegar a hacer los trucos que sabe. Implants son un supergrupo formado por miembros de Pulley, Strung Out, Ten Foot Pole, Death By Stereo o The Tank, reunidos con la idea de revivir el hardcore melódico de la escena californiana de los 90, y vaya que si lo consiguen.

Y es que From Chaos To Order es un disco de libro, una definición perfecta de lo que es el hardcore melódico y por qué ese género no debe ser relegado al olvido.  Es un álbum hecho por algunos de los máximos exponentes del género, que no inventa nada ni pretende hacerlo. Dentro de su estilo, es un trabajo redondo, y lo único que se le puede achacar es que suena como si fuera un recopilatorio y no tanto como material nuevo, como si fuera una compilación. Implants se saben todos los trucos del manual y siempre es agradable oir esas baterías aceleradas, coros constantes y una buena dosis de riffs con palm mute ligeramente metaleros. Deja canciones notables y enérgicas como Blinded, Through The Window o Mutualism, y a pesar de que no deja de ser un completo ejercicio de nostalgia, merece la pena escucharlo y, si es posible, dejarse llevar por las ganas que le ponen en directo. Un viaje al pasado cortesía de alguno de los héroes de su época dorada.

The Front Bottoms.- Talon Of The Hawk

The Front Bottoms Talon Of The HawkThe Front Bottoms, una banda de dos componentes, llevan desde 2008 intentando darse a conocer, con resultados desiguales, y con una trayectoria, que distando de ser brillante, siempre ha tenido unas considerables dosis de simpatía,  buen humor e ilusión. Punk pop con toques folk, con un fuerte componente acústico, y con letras sencillas pero sentidas y cuidadas, siempre rebosantes de un humor cercano a la realidad y con un punto ácido.

Talon Of The Hawk puede considerarse su primer gran éxito, cosechando críticas entre lo bueno y lo sobresaliente en una parte nada desdeñable de la crítica especializada, y con una buena respuesta por parte de los aficionados al punk. Y es cierto que han mejorado mucho desde sus inicios, y que este nuevo disco es divertido a rabiar, pegadizo, y con un punto indie que le hace accesible al gran público. Brian Sella y Matthew Uychich están comenzando a encontrar su sonido propio, y aunque en muchos momentos su nuevo trabajo pueda sonar genérico y a la temida frase “esto ya se ha hecho”, tiene puntos interesantes y, en pocas palabras, apunta maneras. Deja estribillos fantásticos como el de I Swear To God The Devil Made Me Do It, canciones realmente bonitas como Peach o Santa Monica, y diversión sin complicaciones como puede ser el primer corte, Au Revoir (Adios). Un disco fácil de escuchar como pocos, y que aunque no acaba de ser lo que necesita la banda para dar el salto a las grandes ligas, sí tiene lo suficiente para interesar a cualquiera que se pasee por los doce cortes de este Talon Of The Hawk.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Análisis - Review, Los Diarios del Hipster y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s