Self Defense Family.- Try Me

Una figura muy interesante tanto en la música como en la literatura es la de aquellas personas con un don especial para contar historias, para coger relatos propios y ajenos y transmitirlos de una manera especial, con un estilo propio e inimitable: el narrador, el storyteller. Por lo usual personajes con carisma, con una vida pintoresca y con una capacidad de conectar con quien se encuentren por su camino.

¿Cuál es la razón de esta introducción? Porque el ejemplo más notorio en el mundo del hardcore de este tipo de personas es Patrick Kindlon, la voz y también el espíritu de End Of A Year, y ahora, de Self Defense Family, la nueva etapa de su gran proyecto musical.

Self Defense Family Try MeYa existen álbumes en este mundillo con una historia detrás, como es el caso de la los tres últimos trabajos de Defeater, o el disco de Perfect Future titulado Old Wounds: Warmth in the Winter of 1914​-​1915 . Ambos con tono histórico pero dedicados no sólo a crear canciones, pero también a recrear otras épocas y los sentimientos que se vivían en tiempos tan duros como convulsos. Sin embargo el enfoque de Self Defense Family, continuando el trabajo de End Of A Year, es distinto. Cada uno de los temas de Try Me se basa en experiencias de su cantante, pero siempre desde el punto de vista de terceras personas. De esta manera lo personal se convierte en ajeno, perdiendo en subjetividad, pero ganando en matices y variedad.

Por eso el nuevo álbum de Self Defense Family no se siente como el esfuerzo de una sola persona, si no como un trabajo de un colectivo, pero con una clara cara visible. Todos los elementos de Try Me referencian esta vocación por contar un relato: no sólo la manera de cantar de Patrick Kindlon recuerda a un recitado, aunque más sentido y con la voz más desgarrada, si no que todo el conjunto está destinado a erigirle como protagonista, a que la atención se centre en lo que se dice, despojando en parte de valor a lo demás, que queda en ocasiones como un puro ornamento.

Esta propuesta que sin duda aparece en un primer momento como algo realmente original, único y refrescante (porque sobre el papel, lo es), a la hora de la verdad no consigue recrear los sentimientos que pretende y deja canciones desiguales a lo largo de su recorrido. Tristemente, los cortes que mejor funcionan son los que tienen una estructura más tradicional, y sobre todo, los que más recuerdan a los anteriores trabajos de End Of A Year o incluso al side-project Drug Church, éste último más contundente y anclado en el noise rock. Así, canciones como Nail House Music, Turn The Fan On, Aletta o Fear Of Poverty In Old Age hacen que Try Me no sea meramente un experimento o un mero vehículo para las historias de Patrick Kindlon, y es donde Self Defense Family muestra su auténtico potencial como banda de post-hardcore, que es mucho.

Ahora bien, en otras como Mistress Appears At Funeral o Apport Birds donde introducen los coros de femeninos de Kai Stone; o en la cíclica Dingo Fence, excesivamente larga, y con una innecesaria y tremenda dilación a la hora de empezar la canción como tal, la fórmula hace aguas y deja ver carencias en el paso de la idea a la realidad. Algo parecido sucede con las dos partes de Angelique, una historia y posterior entrevista con la estrella del porno Jeanna Fine, con la que Patrick Kindlon estuvo obsesionado durante mucho tiempo.  De nuevo, un concepto nuevo e interesante, para indagar en la mente y pasado del cantante, pero que al final supone 39 minutos de conversación dentro de un álbum. Algo que habría funcionado bien como extra aparte, no logra mantener el interés y al final se convierte una molestia entre canciones.

En definitiva, no se puede negar que Self Defense Family es una de las bandas más imaginativas y llamativas del panorama actual del post-hardcore, pero eso no significa que todas sus ocurrencias sean buenas, o que todas queden bien y encajen dentro de un disco. Su calidad como narradores no puede ser puesta en entredicho, contando con una sensibilidad especial y un olfato privilegiado para las historias de interés humano. Es fácil compartir su punto de vista y despertar la curiosidad de quien escucha sus letras, pero esto no significa que todos sus temas sean realmente buenos. Queda un trabajo desigual, con un cierto sabor a desencanto después de la calidad a la que acostumbraban sus anteriores proyectos. En todo caso, Try Me no dejará indiferente a nadie y será uno de los discos de este género que más darán que hablar durante 2014.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Análisis - Review y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s