Real Estate.- Atlas

Conseguir un disco bonito. Puede parecer un ideal sencillo, simple y falto de ambición. Pero si algo demuestra la experiencia es que a veces las cosas que a primera vista resultan fáciles no lo son tanto. Al final de año, ¿cuántos álbumes pueden decirse que sean bonitos, una experiencia estética agradable a la esucha, y a la que volver de cuando en cuando cuando lo que nos rodea no parezca tan placentero?

Real Estate vuelven con un tercer disco que persigue esto: la búsqueda de lo bonito, de lo que hace sentir bien, de lo que nos transporta a esos lugares sin preocupaciones. Este año presentan su tercer álbum, Atlas, después del considerable éxito del preciosista Days. Con una reputación a prueba de bombas y un directo que corrobora y refuerza todo lo positivo de su estilo, poco hay que temer.

Real Estate AtlasEl sonido de la banda de Ridgewood siempre ha sido muy particular e identificable, y aunque se les pueda comparar con otros grupos como Ducktails o los clásicos The Feelies, el grado de diferenciación es considerable, por lo que su propuesta es bastante única y poco explotada en la actualidad.

Atlas perfectamente sirve como continuación de Days, es una sólida continuación de su trayectoria y no ofrece ningún elemento nuevo. Sin embargo, no es justo aplicar la expresión “más de lo mismo” a su nuevo álbum. Los de Nueva Jersey se mueven como pez en el agua dentro de su propio estilo, y lo dominan como nadie: el detalle y los pormenores de cada una de sus composiciones tienen un cuidado exquisito y dejan entrever el trabajo que hay detrás de cada nota y de cada melodía. Es esta atención extrema, este laborioso proceso de composición y creación de las canciones lo que consigue que, dentro de su estilo pop, dicho esto en términos generales, quepan influencias tan variadas  como el lo-fi, el emo, el surf rock, el chillwave o el dream pop. Canciones tranquilas, con un aura lánguida y triste, pero aún así, luminosas y sobre todo, bonitas y brillantes. Es el sello de la casa de Real Estate y se han preocupado enormemente por imprimerlo en cada uno de los cortes de Atlas.

Diez cortes en los que lo más destacable es el trabajo de las guitarras, las auténticas protagonistas de este álbum, y las que desarrollan las melodías, transportando a quien esucha el disco por parajes alegres pero melancólicos, llenos de luz pero también de telarañas y de añoranza. Logran llamar la atención dentro de este conjunto, sólido y consistente como pocos el tema inicial, Had To Hear, el single Talking Backwards y la soñadora Horizon.  Tres ejemplos del sonido de Real Estate, pero realmente Atlas no tiene altibajos, y mantiene prácticamente el mismo nivel durante toda su duración. A cambio tampoco se puede decir que haya un hit, una canción que signifique el punto más elevado de esta formación, por lo que esta cohesión tan evidente puede actuar como un arma de doble filo.

Un nuevo hito para marcar en la carrera de esta banda, que repiten como los reyes del preciosismo pop de la actualidad. No es un álbum de canciones, si no que funciona como un todo, debido al nivel mostrado por la banda en todos y cada uno de los cortes. El claro ejemplo de que la ilusión, la pasión por la música y el trabajo duro (con algo de talento, por supuesto), siempre dan buenos frutos.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Análisis - Review y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s