Riguroso Directo: Primavera Sound 2014 (Luces y sombras)

Tercer año consecutivo en que Frog The World acudimos a uno de los festivales más influyentes e importantes del panorama nacional y europeo. El Primavera Sound siempre se ha caracterizado por aunar grupos míticos y nuevos hypes, canas y modernidad, y este año no era la excepción. Siempre se agradece poder ver a bandas que creíste perdidas o inalcanzables, así como a aquellas que acaban de surgir y no te puedes quitar de la cabeza.

Sin embargo nunca puede llover a gusto de todos y el mundo de la prensa especializada y no tan especializada puede pecar de buscarle tres pies al gato en este tipo de eventos. Ya el año pasado hacíamos veinte preguntas al aire que también tenían algo que ver con la organización, que a pesar de ser siempre sobresaliente, de cuando en cuanto toma decisiones cuestionables.

No vamos a entrar en la disposición de los escenarios, y mucho menos a quejarnos en la disposición de la zona conocida comúnmente como “Mordor”. Un festival con un cartel tan extenso y tantos escenarios está claro que va a ser un festival de decisiones. Las solapaciones son algo inevitable y, por desgracia, hay que vivir con ello, aunque toque escoger entre Television o Superchunk, Pixies o Slint o entre Queens Of The Stone Age y Chvrches.

Primavera Sound 2014Entrando propiamente en materia, es el momento de desgranar, entre aquellos grupos que vimos, y ver si estuvieron a la altura de nuestras expectativas, o si por lo contrario, no acabaron de gustarnos:

Respecto a los grandes grupos de masas hay que decir que la mayor parte supieron lucirse sobre el escenario. Queens Of The Stone Age supieron dar un concierto bien contundente, sonando duros y sin concesiones, sin caer Josh Homme en sus gorgoritos extraños y repasando los mayores éxitos de su carrera. Arcade Fire se muestran en directo como unos tremendos perfeccionistas, clavando las canciones tal y como uno espera oírlas, aunque también da un aire de frialdad a su espectáculo. Saben lo que hacen, y el setlist era todo un regalo para sus seguidores. Abarrotados a más no poder ambos, pero con razones de forma y fondo para congregar a un público tan abundante y entregado. En esta misma línea, unos mutilados Pixies encandilaron a un público, aún reticente a aceptar sus canciones nuevas, y deseoso de sus temas clásicos. La ausencia de Kim Deal pesa, pero aún así, siguen siendo recomendables y un punto clave de cualquier festival en el que estén presentes.

En cuanto a viejas glorias, parece que se mantienen bastante en forma. Triunfaron (aunque en mi caso no estuviera presente) Charles Bradley y Dr John, y Caetano Veloso logró crear un ambiente festivo y divertido. Sin tener demasiado interés en éste último, reconozco que quedé gratamente sorprendido por el efecto de su música en un abarrotado escenario Ray Ban.

Slowdive, sin llegar a las edades de los anteriores, claramente pintan canas, pero a pesar de su tranquilidad innata, sonaron de lujo y dejaron sorprendido a todo el público con su shoegaze de la vieja escuela, y con tremends canciones como Swan Song. Neutral Milk Hotel también supuso un concierto para el recuerdo. La banda de Jeff Magnum es animada como pocas, y aunque su sonido en algunos momentos estaba algo embarullado, se sacaron de la manga un repertorio que prácticamente no se dejó en el tintero ninguno de sus hits, como Holland, 1945, Two-Headed Boy o Song Against Sex. Otros clásicos que brillaron con luz propia fueron Superchunk, a pesar de la ausencia de Laura Ballance. Llenos de fuerza y de ganas, y a pesar de la temprana hora a la que tocaban, repasaron sus grandes éxitos, con una mezcla más que decente entre lo nuevo y lo viejo. Mac McCaughan no defrauda y nos regaló uno de los mejores momentos del festival.

Pero, dicho todo esto, si algo hay que destacar de esta edición del Primavera, es su inusitado interés por el post-rock. Poder ver a Godspeed You! Black Emperor, Slint y Mogwai (más electrónicos que nunca en la línea de su último disco) en el mismo evento es algo tremendo. No sólo eso, si no que muchas bandas de géneros cercanos también estaban enmarcadas en el festival: Yamanataka/Sonic Titan o Jesu (grata sorpresa a pesar de su densidad, la batería programada y algunos extraños problemas con sus proyecciones en el Windows Media) por poner algunos ejemplos. En el caso de los primeros, es comprensible que su actuación deba ser larga, pero se habría agradecido un poco de mesura con los veinte minutos de drone del principio. En todo caso, una amalgama de música eminentemente instrumental variada y rebosante de calidad, prueba infalible de la buena salud de la que gozan estos géneros.

Siguiendo con el resumen, uno de los grandes momentos, y posiblemente uno de los conciertos claves de este año, sea el dado por Cloud Nothings. Dylan Baldi y su banda lo dejaron todo sobre el tablero de Vice, en un recital tan intenso como sentido. Centrándose en su parte más aguerrida y menos popera, demostraron que están listos para ir a los grandes escenarios, sobre todo por la espectacular afluencia de público. En una línea más cercana al post-hardcore, The Dismemberment Plan y su indescifrable fórmula mostraron sus cartas en vivo, capaces de sorprender dentro de su originalidad y extrañeza. Ya en la los extremos más duros, Touché Amoré siguieron en su línea de conciertos vívidos, emocionantes y potentes. Apadrinados por la prensa especializada, dejan claro en cada actuación que no son la última moda, sino una banda muy seria, trabajadora y que se desviven en cada actuación. Por su parte, Kvelertak funcionaron como una tremenda fiesta de hard rock con toques de hardcore. Desenfadados, agresivos y con una fuerza arrolladora, callaron a todos aquellos que ponían en duda su presencia en el festival.

También hubo momentos de bailoteo, patrocionados por Metronomy y Chromeo. Los primeros impartieron toda una lección en clase, precisión y ánimo festivo. Un sonido prácticamente perfecto para una banda que sin duda alguna gana en vivo y en directo. Los segundos, a pesar de abusar a la hora de intentar conectar con el público, sacaron brillo a su electrofunk de macarras de azúcar. Dos bandas capaces de cerrar una dura jornada de conciertos por todo lo alto.

En esta suerte de clasificación, queda un poco coja La Sera, que a primera hora el sábado nos encandiló a todos con su preciosa voz y las ganas con las que ella y su banda repasan sus discos en directo. No pude ir a la actuación de Dum Dum Girls, pero no me arrepiento de haber visto sólo a esta parte de las míticas Vivian Girls.

No es oro todo lo que reluce, a pesar de todo lo dicho. Hubo varias serias decepciones dentro del Primavera Sound. La primera y más evidente, el espectáculo-tortura de Wolf Eyes. Incomprensible y rozando lo desagradable, consiguió llenar aún más la sesión de Pional, ya que lo único que ofrecía era ruido indescifrable. Tampoco Deafheaven estuvieron a la altura, primando a la voz por encima de su componente instrumental, al contrario de lo que sucede en el álbum que les encumbró el año pasado, Sunbather, sonando a la postre como una banda de emocore descafeinado. Pond pecaron de comedidos y por ahora, siguen a la sombra de Tame Impala, aunque las comparaciones sean odiosas.

Por último, pero no menos importante, las bandas nacionales de las que disfrutamos, en esta ocasión, fueron Wind Atlas y OHIOS. La atmósfera ominosa y oscura de los primeros contrasta con el arranque y juventud de los segundos. Dos propuestas tan dispares como recomendables, y una representación de la cantidad y calidad de la escena nacional, que esperemos que poco a poco se vea reflejada en mayor medida en este tipo de eventos.

Sin duda nos faltaron cosas que ver, y a veces las fuerzas flojean o los elementos, distancia y densidad de gente no lo permiten. Aún así, un balance muy completo, variado y diverso para un festival que permite pasarse doce horas viendo música en directo y volver al día siguiente con ganas de más. Y como un ciclo sin fin, comienzan las porras y cábalas sobre el cartel de la edición del año que viene, donde si nada falla, estaremos de nuevo.

 

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Riguroso Directo y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s