Allison Crutchfield.- Tourist In This Town

Siempre que he tenido ocasión en esta página he reivindicado el talento de Katie Crutchfield, especialmente su último trabajo como Waxahatchee, y por esa razón me sorprendió el debut en solitario de su hermana gemela, Allison Crutchfield, con quien compartía banda en P.S. Eliot, y que además tenía un proyecto con quien fue su pareja, Kyle Gilbride, llamado Swearin’. Un buen entramado de nombres de bandas más que decentes, y de relaciones interpersonales.

Cuando alguien despunta en solitario de manera notoria, es fácil pensar que el siguiente miembro de una formación musical o familiar que trate lo mismo no correrá la misma suerte, aunque siempre hay honrosas excepciones (ahí están Will y Win Butler). Tras escuchar el debut de Allison Crutchfield es evidente que estamos ante una de esas excepciones, y que es innegable que el talento corre a raudales por las venas de esa familia.

allison-crutchfield-tourist-in-this-townTourist In This Town está influenciado fuertemente por la vida sentimental de Allison Crutchfield y ella, en sus declaraciones y entrevistas no enmascara esta realidad: los principales temas que trata reflejan la ruptura con su pareja y, como consecuencia, la separación de Swearin’, y todos los inevitables sentimientos contradictorios posteriores, y que en este caso han finalizado felizmente, sobre todo por su nueva relación con Sam Cook-Parrott de Radiator Hospital.

Tourist In This Town es un viaje emocional y agridulce, es un álbum profundamente personal e íntimo, pero también supone una condensación de los estilos musicales que ha tocado su creadora a lo largo de su carrera, además de cosas nuevas y originales. Así, es fácil ver la vertiente más pop y lo-fi de Swearin’ y P.S. Eliot reflejada en sus temas, pero también ideas novedosas, como el uso de sintetizadores, estructuras más marcadas y minimalistas, guitarras con ecos de la new wave, e incluso alguna concesión punk. Es realmente interesante por su mezcla de estilos, y por la construcción que hace alrededor de lo que ya sabe que funciona, dando un paso más, recombinándolo y jugando con ello. Desde el inicio con Broad Daylight, donde ya se usan sintetizadores simples y algo ochenteros a su máximo esplendor en la pegadiza Dean’s Room, puede verse la combinación de estilos de Tourist In this Town. Junto con temas relativamente sencillos y tranquilos como Sightseeing conviven arrebatos de menos de un minuto como The Marriage, y el resultado se beneficia de estas combinaciones y de su eclecticismo.

No estamos ante un álbum llamativo tan sólo por su carga emocional, por la intensidad y cercanía de sus letras (algo que también era uno de los puntos fuertes de Waxahatchee, salvando la comparación), sino que es la prueba de una artista que se muestra sin máscaras ni cortinas de humo, y que para ello utiliza todos los recursos, estilos y géneros a su disposición. Otra medalla más para la dilatada colección de trofeos de las hermanas Crutchfield.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Análisis - Review y etiquetada , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s