Riguroso Directo: El Coleta, Jarfaiter, Cecilio G (Sala Kerala, Valladolid)

Con el auge del llamado cine neoquinqui, se hacía casi obligatorio ir al concierto de El Coleta, máximo exponente musical de esa nueva tendencia, y quien ya lleva casi diez años acumulando referencias en su rap a la cara oculta de los ochenta, el lado marginal de la sociedad y venerando películas como Perros Callejeros, El Piko o Yo, El Vaquilla. Jarfaiter fue uno de esos raperos que colaboraban asiduamente con él y que también gustaba de ese enfoque, aunque su estilo además se nutra de la estética Oi! y sus rimas sean algo más violentas.

El tercer elemento de esta ecuación era tal vez el que menos pegaba pero a la vez el más conocido: Cecilio G es bastante notorio en la escena trap, y ha colaborado (y por supuesto, ha tenido beefs) con todos los grandes nombres. El enlace con El Coleta surge a través de la canción que ambos dedicaron a la serie Cuéntame, y a su visión gangsta del Antonio Alcántara turbio, metido en líos y con negocios de dudosa reputación.

Supongo que después de esta introducción queda claro quién me interesaba más ver y de quién conocía mejor su trabajo. De hecho me sorprendió que El Coleta actuara el primero, porque pensaba que, de los tres, era el más reconocido, aunque ya comprobé que no era así. Salió al escenario acompañado por Broder Chegar (quien en un momento dado para dejar respirar a su amigo interpretó su tema Sexy Coca), y disparando dos temas de su último disco, Deprisa Deprisa y Nanai Nanaina. Lógicamente, las canciones de Yo, El Coleta tuvieron más protagonismo que las de sus anteriores trabajos, pero no se dejó en el tintero hits como Yo Soy El Coleta o Olé, o aventuras más actuales como su colaboración con El Niño de Elche para hacer homenaje a La Ruta del Bakalao con Vota PDR (El Partido de la Ruta), con gorra de Chimo Bayo incluida. Siento totalmente honesto, fue un concierto realmente divertido, lleno de guiños a una subcultura española muy particular, y muy bien llevado por El Coleta, totalmente cómodo en el personaje que se ha ido creando alrededor de él.

El concierto de Jarfaiter comenzaba con las dos colaboraciones con El Coleta, El Piko 3 y Navajeros, para luego ya dejarle el escenario en exclusiva a él y a sus compañeros. En todo momento estuvo Jarfaiter bien acompañado, empapándose de un sentimiento de comunidad más propio de un concierto de hardcore que de uno de rap. El imaginario violento y rural que ha creado a través de sus letras es una actualización de los temas quinquis y neoquinquis que decía al principio, y aunque resulta entretenido, para mi gusto tiene menos miga, aunque la verdad es que el público estaba auténticamente volcado, con pogos incluidos.

De Cecilio G no sé si se puede hablar de concierto, de show, o de un despropósito, porque aquello no estuvo muy claro lo que fue. Salir el último a escena no le sentó especialmente bien, y puede ser que se le fuera la mano con las copas mientras esperaba su turno. Hay que reconocerle que es un tipo gracioso y todo un personaje, consciente de su carácter excéntrico y deslenguado, pero no estaba en condiciones de dar un concierto, y a los pocos temas (incluida la canción de Antonio Alcántara, claro está) se retiró, prácticamente por necesidad en un final cuanto menos chocante. Supongo que la próxima vez tendrán que replantearse el orden de actuación antes de repetir una escena tan surrealista.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Riguroso Directo y etiquetada , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s