Riguroso Directo, Hellyeah, Heaven Shall Burn, Korn (WiZink Center, Madrid)

El viernes pasado tocó revisar un poco los orígenes musicales de esta página, y de paso la adolescencia de quien escribe, volviendo a ver en directo a una de las bandas que me hicieron abandonar la radiofórmula (o el mainstream, por llamarlo de alguna manera) y tirar por derroteros más tortuosos.

Poco se puede decir de Korn que no se haya escrito ya: pioneros del llamdo nu metal, que alcanzaron el éxito comercial con su tercer y cuarto disco en el auge del género, y que plantearon algunos de los sonidos más innovadores de su hornada, y que a pesar de no conservar el éxito que tuvieron en la primera decada de este siglo, sí que han seguido en activo, sacando álbumes y llenando eventos. Su paso por España lo hicieron acompañados de Hellyeah y Heaven Shall Burn, con quienes ya compartieron cartel en el Resurrection Fest en su edición de 2015.

Las credenciales de Hellyeah, de entrada, no podían ser mejores: el batería de Pantera, y miembros de Mudvayne y Nothingface. Sin embargo su directo despejó rápidamente estas iniciales buenas sensaciones y dio la impresión de un grupo que no tiene claro a qué juega. Iniciaron su concierto con temas con un estilo entre el thrash metal y lo marcadamente industrial, para después tirar por una vertiente más cercana al hard rock con uno de sus últimos temas, Human. Lo peor de todo es que, a pesar de los nombres emblemáticos, ninguno de estos estilos parecía que acabar de sentarles bien del todo, sin poder quitarse de encima un halo de hastío, de algo que ya está hecho, genérico y sin trascendencia alguna.

Heaven Shall Burn tampoco ayudaron demasiado a que la espera por ver a los protagonistas absolutos del evento se hiciera corta. Metalcore y death metal se dan la mano de una manera bastante cohesionada en su actuación, y a pesar de que logran imprimir melodías complejas a un estilo que ya de por sí es algo repetitivo, es difícil no acabar cansado tras más de media hora de actuación. Tampoco su estilo es especialmente compatible con la banda de Bakersfield, y como prueba de ello es que su cantante no logró que el público hiciera un wall of death, o ni tan siquiera un mosh pit en condiciones, tal y como pedía en todo momento. No se puede decir que la banda alemana no diera su mejor esfuerzo, pero no lograron estar a la altura de las circunstancias.

A pesar de que el concierto de Korn es con motivo de la gira de presentación de su último disco, The Serenity Of Suffering, de este álbum sólo tocaron Rotting In Vain e Insane, porque la banda californiana prefirió centrarse en sus grandes éxitos, lo cual en una nota personal es de agradecer, sobre todo cuando su mejor momento creativo considero que fue hace tiempo. Vi a Korn menos agarrotados que en el Resurrection Fest en su último paso por España, y con más ganas de dar juego en directo: el batería Ray Luzier convirtió el concierto en su show personal y dio una auténtica masterclass, mientras que se modificaron canciones para hacerlas más llamativas, introduciendo una caja de ritmos en Somebody Someone, algún que otro arreglo electrónico, o incluso la presencia de un DJ haciendo scratching en momentos particulares. Como siempre, el momento estelar de su show es Shoots And Ladders, con toda la fuerza que le confiere el inicio con gaita, y la posterior aparición de las guitarras eléctricas y la batería.

También fue agradable ver que, a su manera, Korn homenajeaban el que para mí es su álbum más original y arriesgado, Life Is Peachy, ya con 21 años a sus espaldas, con un falso final con Twist y Good God. De forma inevitable, el obligado bis lo conformaron Falling Away From Me y Freak On A Leash, que siguen siendo dos cortes incombustibles y que no fallan a la hora de cerrar un show por todo lo alto. Es bueno ver a una banda consciente de su carrera, del momento en el que se encuentran, y que decide mantener un buen nivel de directo con ilusión y garra, y aunque no esté ahora mismo en mis prioridades de escucha, he de reconocer que disfruté mucho el concierto, y no sólo por un factor nostálgico, sino porque lo que vi realmente merecía la pena.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Riguroso Directo y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s